¿Las deudas con Hacienda prescriben?

Para muchos contribuyentes saber si las deudas con Hacienda prescriben es motivo de preocupación cuando tienen problemas para hacer frente a sus obligaciones económicas.

Cuando debes dinero a la Agencia Tributaria surgen el miedo a las consecuencias del impago y dudas como éstas:

¿Cómo puedo saber si mi deuda con Hacienda está prescrita?

¿Es bueno esperar y ver si la deuda prescribe?

¿Hacienda puede reclamarme en cualquier momento?

¿Qué hacer si me resulta imposible pagar la deuda?

En este post te sacamos de dudas y te explicamos como abogados expertos en la Ley de Segunda Oportunidad de qué forma puedes liberarte de tu deuda con Hacienda.

las deudas con hacienda prescriben

Todas las deudas prescriben, incluidas las que puedas contraer con Hacienda.

Sea cual sea el tipo de deuda que tengas no dura eternamente, sino que tienen un plazo concreto de validez.

Ese plazo depende del tipo de deuda de que se trate y vienen establecidos en la Ley.

Por ejemplo, si tienes deudas por una tarjeta de crédito el plazo de prescripción es de 5 años.

Si has generado una deuda por impago de tu hipoteca la prescripción es a los 20 años.

Y si se trata de deudas con Hacienda, también hay un plazo de prescripción.

¿Qué significa que la deuda con Hacienda prescribe?

Básicamente, que una vez haya pasado el plazo establecido no te pueden reclamar (en este caso la Agencia Tributaria) esa cantidad adeudada.

Ahora bien, no pienses que Hacienda se va a olvidar de tu deuda fácilmente, porque en la práctica es casi imposible que esto ocurra.

Lo más normal es que detecten el impago y te requieran de inmediato para saldar la deuda, utilizando todos los medios a su alcance para conseguirlo.

Si tienes deudas con Hacienda estas son las consecuencias

Cuando no puedes pagar tus deudas es lógico que te preocupe la situación por las consecuencias que conlleva deber dinero.

Si no has pagado a Hacienda te van a requerir de pago mediante una notificación reclamando el pago para saldar la deuda pendiente.

En caso de no poder pagar en el periodo voluntario la Agencia Tributaria iniciará contra ti un procedimiento ejecutivo, y la deuda seguirá creciendo porque aplican un recargo que va aumentando según pasa el tiempo, pudiendo llegar al 20%.

Para cobrar la deuda Hacienda puede embargarte hasta liquidar la deuda, y esto significa que te pueden embargar el dinero de la cuenta o encontrarte con un embargo de tu nómina.

Si las deudas con Hacienda prescriben… ¿cuál es el plazo de prescripción y en qué momento se inicia?

Las deudas con Hacienda tienen un plazo de prescripción de 4 años, según indica el artículo 66 de la Ley General Tributaria.

El plazo de los 4 años se cuenta a partir del día siguiente a la fecha que acaba el plazo reglamentario para presentar en Hacienda la liquidación o la declaración que te corresponda.

No obstante, lo más seguro es que la Agencia Tributaria no deje pasar dicho plazo sin requerirte de pago.

Este plazo también se aplica para las revisiones de la declaración de la renta.

En estos casos debes tener en cuenta que cada año tienes de plazo para presentar la renta del año anterior hasta el 30 de junio.

Por ejemplo, si tienes que presentar en 2024 tu declaración de la renta del año 2023 y no lo haces antes del 30 de junio de 2024, Hacienda puede revisar tu caso y requerirte de pago hasta el 30 de junio de 2028.

Si no te requiere ni te notifica nada hasta esa fecha la deuda habría prescrito, pero insistimos, es muy difícil que la Agencia Tributaria no lo detecte.

Otro ejemplo habitual: imagina que tienes una empresa y en el año 2023 no has declarado en el plazo habilitado para ello los ingresos de tu sociedad.

Si en 2027 no te han reclamado la deuda estaría prescrita, al haber pasado el plazo de 4 años sin recibir ningún requerimiento.

Pero si tu obligación prescribe un 20 de abril y unos días antes la Agencia Tributaria lo detecta y comienza a investigarte o te notifica la deuda se interrumpen los 4 años y el plazo comienza de nuevo, por lo que tu deuda sigue vigente y tu obligación de pago también.

¿Cómo puede interrumpirse el plazo de prescripción de la deuda con Hacienda?

Cualquier notificación o requerimiento que recibas por parte de Hacienda interrumpe la prescripción y de esta forma el plazo de los 4 años vuelve a empezar a contarse de nuevo.

Esto significa que podrías encontrarte con una reclamación e incluso un embargo por parte de Hacienda por deudas que has contraído hace 4 años.

El artículo 68.1 de la Ley General Tributaria indica cómo puede interrumpirse ese plazo:

 Cualquier actuación que realice la Agencia Tributaria notificándote de forma fehaciente una inspección, comprobación, requerimiento o regularización de tu deuda tributaria.

La interposición de cualquier denuncia, reclamación o recurso incluyendo todas las notificaciones que se produzcan en su tramitación.   

Cualquier actuación realizada por el deudor dirigida a liquidar la cantidad adeudada.

Hacienda tiene informatizados todos estos procesos, de ahí que resulte muy difícil que se les pase una deuda tributaria y no te la reclamen.

No es probable que tus deudas con Hacienda prescriban: qué hacer y cómo puedes cancelarlas con la Ley de Segunda Oportunidad

Sabemos que a muchos particulares, autónomos y empresarios les inquieta y preocupa de forma especial tener deudas por créditos públicos (Seguridad Social, Hacienda y otras).

Es muy probable que no sea la única obligación económica que dejas de cumplir cuando atraviesas un momento económico difícil, y estas situaciones suelen ir acompañadas de otras deudas.

Esto ocurre, por ejemplo, cuando dejas de pagar un préstamo,  o no has pagado la cuota de autónomos o los seguros sociales de tus trabajadores y te encuentras con un embargo de la Seguridad Social.

Partiendo de que es casi imposible que Hacienda se olvide de tu deuda, hay varias soluciones que puedes valorar.

Como es natural, lo mejor sería poder pagar las cantidades que tienes pendientes, si consigues un dinero o alguien te lo presta.

No obstante, hay que tener cuidado con esto porque puedes estar generando otra deuda que tampoco puedas devolver después.

De la misma forma no es recomendable “tapar un agujero haciendo otro”, si decides por ejemplo pedir un préstamo para saldar tu deuda con Hacienda, pero luego no vas a poder devolverlo.

En cualquier caso, la situación habitual es deber dinero a la Agencia Tributaria en un momento económico difícil donde es muy probable que tengas más deudas pendientes.

Si estás en esa situación tienes dos opciones, dependiendo de tu caso en particular:

Primero, intentar negociar con la Agencia Tributaria el pago de la deuda pendiente.

El objetivo es conseguir un aplazamiento del pago.

Para ello puedes acudir directamente a Hacienda o hacer el trámite online, solicitando un fraccionamiento del pago pendiente.

En estos casos debes presentar los documentos que demuestren que no puedes pagar toda la deuda por falta de medios económicos, pero sí hacerlo en plazos conforme a un plan de pagos.

Si consigues el aplazamiento de la deuda es muy importante que cumplas con los pagos a plazos del acuerdo para evitar generar nuevas deudas.

Segundo, valorar acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad.

Cuando las deudas con Hacienda se juntan con otras obligaciones económicas, puede llegar un momento en que te resulte imposible hacer frente a los pagos, ni siquiera con aplazamientos.

En estos supuestos nuestro Ordenamiento Jurídico cuenta con una herramienta legal para solicitar la cancelación parcial o total de tus deudas: la Ley de Segunda Oportunidad.

Cómo liberarte de tus deudas con Hacienda acogiéndote a la Ley de Segunda Oportunidad

Muchas personas aún no saben qué deudas se pueden cancelar con la Ley de Segunda Oportunidad, y tampoco cómo funciona este mecanismo legal.

Si eres particular, autónomo o empresario y no puedes hacer frente a una situación de endeudamiento, puedes acogerte a la Segunda Oportunidad para cancelar tus deudas de forma parcial o total.

Para ello tienes que cumplir los requisitos que exige esta Ley para poder solicitar su beneficio y que se cancelen tus deudas.

En el caso de las deudas con Hacienda, las dudas que había desde que se puso en marcha este mecanismo legal en 2015 quedaron despejadas a raíz de la reforma de la Ley Concursal en agosto de 2022 que supuso importantes novedades en la Ley de Segunda Oportunidad.

Ahora es posible acogerte a esta herramienta legal para liberarte de las deudas, pudiendo cancelar hasta 10.000 euros de deuda con Hacienda y otros 10.000 euros si tienes deudas con la Seguridad Social.

Así lo indica el artículo 489.5 de la Ley 16/2022, que permite eliminar un total de 20.000 euros de deuda pública en los porcentajes indicados.

¿Qué ocurre si tienes más de 20.000 euros de deuda pública?

En este caso, la cantidad que exceda de los 20.000 euros que te “perdonan” o exoneran se pagan a través de un plan de pagos a 3 o 5 años que puedas cumplir sin problemas.

La Ley de Segunda Oportunidad te ofrece dos opciones legales para que elijas la que más te interese:

La vía de la exoneración definitiva, una opción donde se te perdonan todas tus deudas a través de la liquidación de todo tu patrimonio, incluyendo tu vivienda habitual.

La vía de la exoneración provisional, donde puedes conservar tu vivienda y tus bienes, pero a cambio presentas un plan de pagos a tus acreedores que debe cumplir una serie de requisitos.

No hay una opción mejor que la otra, sino que todo dependerá de tus circunstancias particulares para decidir qué vía se ajusta más a tus necesidades como deudor.

Tras la reforma operada en 2022 el mecanismo de la Segunda Oportunidad ahora es más sencillo, rápido y más económico porque puedes pasar directamente a la vía judicial.

En resumen:

Las deudas con Hacienda prescriben a los 4 años, pero es casi imposible que esto ocurra porque la Agencia Tributaria está muy encima de estos incumplimientos y actúa en cuanto detecta un impago.

Puedes intentar renegociar la deuda o pedir un aplazamiento, pero siempre que estés en condiciones de poder cumplir con los plazos acordados.

Si tienes deudas con Hacienda que no puedes pagar, es muy posible que tengas otro tipo de obligaciones económicas que no puedes cumplir.

La Ley de Segunda Oportunidad es un mecanismo legal idóneo para liberarte de tus deudas con Hacienda y otras que puedas tener cuando eres particular, autónomo o empresario.

Con esta Ley puedes quitarte hasta 10.000 euros de deuda con Hacienda.

Una vez tengas claro que cumples los requisitos para acogerte a esta Ley puedes elegir la opción legal que más te interese.

 

Nuestra recomendación como abogados de la Ley de Segunda Oportunidad es no esperar a ver si tu deuda con Hacienda prescribe, sino buscar otras vías para acabar con el endeudamiento.

¿Te ha quedado alguna duda?

¿Debes dinero a la Agencia Tributaria y te resulta imposible saldar esta deuda y otras obligaciones económicas?

Con la Segunda Oportunidad hemos ayudado a muchas personas como tú y queremos que seas nuestro próximo caso de éxito de cancelación de deudas.

NO QUIERO DEUDAS, es una firma legal que agrupa despachos en Madrid, Barcelona, Oviedo, Cáceres y Málaga, expertos en resolver situaciones de endeudamiento como la tuya.

Puedes contactarnos para contarnos tu caso y te haremos una valoración gratuita y sin compromiso.

Si te ha gustado este artículo, por favor, compártelo.