La hipoteca en la Ley de Segunda Oportunidad: qué hacer cuando no puedes pagarla

¿Qué ocurre con la hipoteca en la Ley de Segunda Oportunidad?

¿Qué opciones tengo cuando no puedo hacer frente a su pago?

¿Puedo conservar mi casa o voy a perderla en todo caso?

Estas son algunas de las dudas más habituales que surgen cuando tienes un problema grave de endeudamiento y no consigues cumplir con tus obligaciones económicas.

La hipoteca es una de ellas, muy habitual en gran parte de las familias españolas, y uno de los pagos que más preocupa no poder asumir por el miedo a perder la vivienda.

La buena noticia es que tienes distintas opciones legales para decidir qué hacer con tu hipoteca, que van a depender de tu caso concreto y tus circunstancias económicas.

La hipoteca en la Ley de Segunda Oportunidad es una de esas posibilidades para poner fin a tu situación de endeudamiento y decidir si quieres o no conservar tu vivienda.

Si estás pasando un mal momento económico y quieres salir de esa situación, pero no sabes cómo, como abogados expertos en Ley de Segunda Oportunidad podemos ayudarte.

Hipoteca Ley Segunda Oportunidad

Es probable que seas uno de tantos españoles que en su día decidieron comprar su vivienda formalizando una hipoteca.

Pero en la vida surgen a menudo imprevistos y circunstancias que nos colocan en una situación económica complicada, como un despido, una crisis económica o el fracaso de un negocio.

De esta forma te puedes encontrar en un momento puntual donde no puedes pagar deudas como el préstamo hipotecario o las deudas de tu tarjeta de crédito, por ejemplo.

La situación puede hacerse más difícil cuando te enfrentas a un embargo de tu nómina o tienes deudas con Hacienda o la Seguridad Social.

¿Qué puede pasar en estas situaciones de insolvencia cuando no puedes pagar la hipoteca?

Como sin duda imaginas, al banco solo le interesa una cosa, y es que pagues.

Por tanto, si empiezas a dejar sin pagar las cuotas hipotecarias, va a actuar con rapidez iniciando un proceso de ejecución hipotecaria.

La ejecución hipotecaria

Imagina que pasas por una situación de insolvencia y dejas de pagar las cuotas de tu hipoteca.

El banco va a intentar que pagues los atrasos enviándote requerimientos y a través del departamento de recobros, como paso previo a la vía judicial.

Si aún continúas sin ponerte al día en los pagos el banco va a iniciar contra ti un procedimiento de ejecución hipotecaria para cobrar la deuda de tu hipoteca, que tiene estos pasos básicos:

La entidad bancaria interpone una demanda judicial para iniciar la ejecución hipotecaria.

Te dan traslado de la demanda y documentos y tienes un plazo de 30 días para pagar la deuda.

Si no puedes pagar, el Juzgado puede ordenar el embargo y la subasta posterior de tu vivienda para saldar la deuda.

Puedes evitar el embargo pagando las cantidades que se te reclamen antes de aprobarse el remate en la subasta.

Pero, además, tienes que pagar la deuda contraída con el banco incluso si el dinero obtenido en la subasta de tu vivienda no es suficiente para cubrir las cantidades adeudadas.

Dicho de otra forma, sigues siendo responsable de la deuda y tendrás que pagar todo lo que te quede pendiente al banco, aunque te hayas quedado sin tu casa.

Dos puntos importantes sobre tus derechos como deudor:

Es posible que pienses que por el hecho de deber dinero no tienes protección alguna frente tus acreedores, incluyendo el banco.

Pues bien, no es así.

Lo primero que debes saber si no puedes pagar tus deudas y te enfrentas a un embargo, te van a embargar siguiendo el orden establecido en el artículo 592.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Así, antes de embargar tu vivienda por las deudas que no puedes pagar, te van a embargar el dinero que tengas en tus cuentas corrientes, tu nómina o tu salario.

Lo segundo, en España hay leyes enfocadas en proteger a quienes no pueden pagar la hipoteca y necesitan alguna alternativa por estar pasando un mal momento económico.

Entre ellas están la Ley de Enjuiciamiento Civil, la Ley Hipotecaria, la Protección de Deudores Hipotecarios sin recursos y la Ley de Segunda Oportunidad, como luego veremos.

La hipoteca en la Ley de Segunda Oportunidad: tus opciones legales cuando no puedes pagar

Imagina que ha llegado ese momento tan difícil en el que, por mucho que lo has intentado, ya no puedes hacer frente al pago de las cuotas de tu hipoteca.

¿Qué puedes hacer?

Aunque cada caso es diferente, estas son algunas de las opciones más habituales que puedes valorar en estas situaciones:

Acogerte al Código de Buenas Prácticas Bancarias

Es un conjunto de normas y medidas diseñadas para ayudar a quienes tienen problemas para pagar las cuotas mensuales de una hipoteca, regulado por el Real Decreto Ley 6/2012, de 9 de marzo.

Este sistema busca facilitar las posibilidades de renegociar la deuda hipotecaria aplicando medidas de reestructuración, como aplicar una carencia o ampliar el plazo de amortización.

De esta forma puedes evitar la pérdida de tu vivienda, pero ojo porque es necesario que cumplas una serie de requisitos para acogerte a estas medidas.

 Negociar con el banco la deuda hipotecaria

Puedes acudir directamente a tu entidad bancaria para intentar buscar una fórmula que te permita hacer frente al impago de las cuotas de la hipoteca.

Las opciones son variadas, desde una quita o una modificación de los plazos para pagar, hasta optar por una dación en pago.

Algunos bancos disponen de políticas específicas encaminadas a ayudar a las personas que tienen problemas para pagar su hipoteca, y que valoran según cada caso concreto.

 La dación en pago

Este mecanismo jurídico consiste en entregar tu vivienda a la entidad bancaria para cancelar tu deuda hipotecaria y es una medida contemplada en nuestro Código Civil.

Las principales ventajas de la dación en pago son que tu deuda queda saldada del todo, y evitas un procedimiento judicial hipotecario junto con el gasto que supone.

No obstante, esta opción tiene que ser aceptada por el banco, que no tiene obligación de hacerlo.

 La venta de tu vivienda

Siempre tienes la posibilidad de vender la casa y utilizar el importe conseguido con la venta para cancelar tu deuda hipotecaria.

También es posible en esta operación que transmitas al comprador la deuda que tienes pendiente, pero es necesario que se cumplan los requisitos para ello y que la entidad bancaria lo consienta.

 Acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad

Esta opción cada vez está más extendida, ya que te permite cancelar tus deudas de forma parcial o total y liberarte de tus cargas económicas para volver a empezar.

Con este mecanismo legal y siempre que cumplas los requisitos que se exigen, podrás optar por una de las dos vías que te ofrece eligiendo si quieres o no conservar tu vivienda habitual.

Cada una de estas opciones tiene sus consecuencias, requisitos e implicaciones legales, por eso debes valorarlas con calma para decidir lo que más te convenga según tus circunstancias y situación económica.

La hipoteca en la Ley de Segunda Oportunidad: las opciones que tienes para hacer con tu vivienda

Este mecanismo legal se ha convertido en una opción esperanzadora para muchos particulares, autónomos y empresarios que no consiguen hacer frente a su endeudamiento.

Es posible que te preguntes si es fiable la Ley de Segunda Oportunidad, y en este sentido debes tener la tranquilidad de que esta solución jurídica te permite, de verdad, liberarte de tus deudas.

Hasta la reforma de la Ley Concursal, si te acogías a la Segunda Oportunidad era muy probable que perdieras tu vivienda habitual.

A partir de la reforma de la Ley de Segunda Oportunidad que entró en vigor en septiembre de 2022 se amplían las posibilidades de conservar tu casa y a la vez cancelar parte de tus deudas.

Es muy importante valorar tu situación de forma personalizada, porque según como sean tus circunstancias puede convenirte más una solución que otra.

Por ejemplo, hay que tener en cuenta si tienes cargas o no en la vivienda, qué cantidad de hipoteca te queda por pagar o el valor de tu casa en relación con la deuda que tienes pendiente de pago.

Para poder decidir de la forma acertada qué opción de las que ofrece este mecanismo legal te conviene más, es fundamental que te asesores bien con abogados expertos en Segunda Oportunidad que puedan orientarte.

Con la Ley de Segunda Oportunidad tú decides, como deudor, si quieres conservar tu casa

Este mecanismo legal te ofrece dos posibles vías que eliges en función de si quieres mantener la vivienda o no.

Exoneración (perdón) total de tus deudas con liquidación de tu patrimonio (incluyendo tu vivienda).

Exoneración parcial de tus deudas con un plan de pagos y la conservación de tu vivienda.

La decisión es tuya, si bien cada opción tiene que valorarse de forma muy personalizada teniendo en cuenta, por ejemplo:

  • Si tu casa apenas tiene poca hipoteca pendiente de pago o está libre de cargas sería más recomendable conservarla y optar por la cancelación parcial de tus deudas con plan de pagos.
  • Pero si te queda mucha hipoteca por pagar aún y el valor de la casa es menor a la hipoteca pendiente podría convenirte más la vía de la cancelación total liquidando tu patrimonio.

Exoneración definitiva con liquidación de patrimonio

Esta opción NO te permite conservar tu casa, es decir, si la eliges sacrificas la vivienda a cambio de que se te cancelen todas las deudas que tienes.

Aquí renuncias a todo tu patrimonio, pero a cambio obtienes la cancelación total de todas tus deudas, salvo las que no son exonerables legalmente.

Es una solución que te permite de verdad empezar otra vez desde cero, aunque te quedes sin patrimonio y sacrifiques tu vivienda.

Exoneración provisional con plan de pagos

Con esta opción conservas tu vivienda, pero a cambio consigues que se te cancele sólo una parte de tus deudas, no la totalidad como en la opción anterior.

Si eliges esta vía tienes que presentar un plan de pagos a tus acreedores que puedas cumplir de modo razonable en un plazo entre 3 y 5 años, y que se adapte a tu situación económica real.

Una vez que el Juez lo aprueba se te concede la cancelación provisional de las deudas que han quedado fuera de ese plan de pagos.

A partir de aquí si cumples con el plan de pagos en el plazo acordado el Juez te concede la cancelación definitiva de las deudas que quedaron fuera del mismo.  

¿Qué pasa si en algún momento te resulta imposible cumplir los plazos del plan de pagos?

En este caso siempre puedes cambiar de opción y elegir la otra vía de cancelación total de tus deudas con liquidación de tu patrimonio.

Resumiendo:

Si tienes problemas para pagar la hipoteca de tu vivienda, antes de desesperarte valora con calma las distintas opciones que tienes a tu disposición para conservar tu casa.

La Ley de Segunda Oportunidad te ofrece la posibilidad de liberarte de tus deudas de forma parcial o total eligiendo si prefieres o no conservar tu vivienda familiar.

Sea cual sea tu situación de endeudamiento es muy importante asesorarte bien para decidir la mejor solución para tus intereses.

Si estás valorando tus opciones con la hipoteca en la Ley de Segunda Oportunidad, estamos seguros de poder ayudarte.

NO QUIERO DEUDAS es una firma legal que trabaja ayudando a personas que pasan por una situación grave de endeudamiento a liberarse de sus deudas, integrada por despachos en Madrid, Barcelona, Oviedo, Cáceres y Málaga, especialistas en resolver crisis económicas y de insolvencia.

Te animamos a contactarnos para contarnos tu historia y resolver todas tus dudas en una consulta gratuita y sin compromiso.

Si te ha gustado este artículo, por favor, compártelo.