Caso de éxito de cancelación de deudas con la Ley Segunda Oportunidad: 24.877€

La Ley de Segunda Oportunidad sigue ayudando cada vez a más personas que se encuentran en una situación grave de insolvencia.

Todos podemos pasar por un mal momento económico, que siempre es motivo de preocupación y angustia cuando no puedes pagar tus deudas.

Gracias a la Ley de Segunda Oportunidad los autónomos, particulares y empresarios en situación grave de insolvencia pueden conseguir la cancelación parcial o total de sus deudas para volver a empezar.

No quiero deudas ha conseguido un nuevo caso de éxito en Madrid que ha supuesto para nuestra cliente la cancelación de una deuda de 24.877,31 €. 

Si estás pasando por un momento económico difícil y estás pensando beneficiarte de la Ley de Segunda Oportunidad, queremos que seas nuestro próximo caso de éxito.

caso exito ley segunda oportunidad 24.877€

Pese al tiempo que lleva vigente este mecanismo legal sigue generando muchas dudas.

Por un lado, muchas personas en situación de insolvencia se preguntan si es fiable la Ley de Segunda Oportunidad.

Podemos asegurar que SÍ, y cada vez son más quienes deciden acogerse a esta herramienta para cancelar de forma parcial o total sus deudas.

Por otro, el desconocimiento sobre los requisitos de la Ley de Segunda Oportunidad también genera preguntas:

¿Puede aplicarse a mi caso?

¿Me perdonan todas las deudas?

¿Hay “trampa” en esta Ley?

La respuesta es NO, no hay trampa, y la historia de Sofía (nombre ficticio de nuestra clienta) es una de tantas que te va a convencer sobre los beneficios de este mecanismo para liberarte de tus deudas.

Podemos asegurarte que es posible poner fin al endeudamiento.

Y empezar una nueva vida como ha hecho Sofía, también.

Esta es su historia.

La historia de Sofía: una madre y abuela endeudada para intentar ayudar a sus hijos

Sofía es una de tantas “madres y abuelas coraje” que hacen lo que sea necesario (incluso endeudarse) para ayudar a su familia, una situación que por desgracia se repite con asiduidad en nuestro país.

Nuestra clienta está casada y es madre de seis hijos.

Su situación económica empezó a tambalearse con la llegada de la pandemia provocada por el Covid-19 y la crisis laboral que afectó gravemente a su familia.

Tres de sus hijos acabaron en el paro y al resultarles imposible mantener el alquiler de sus viviendas y vivir Sofía no dudó en acogerles en su casa para ayudarles a salir adelante.

Esto suponía mayores gastos para mantener a tres familias más, incluyendo sus nietos, y el sueldo de nuestra clienta no llegaba a cubrir las necesidades básicas de todos.

Sofía siempre había trabajado por cuenta ajena, y desempeñaba su actividad profesional como pluriempleada en dos empresas dedicadas a la oferta de servicios de limpieza.

El trabajo de Sofía como limpiadora con contratos indefinidos a tiempo parcial le proporcionaba unos ingresos netos mensuales que no alcanzaban para atender las necesidades de toda su familia:

  • En una de las empresas donde trabajaba como limpiadora desde 2019, fecha de la firma del último contrato le pagaban una remuneración de 835,50€ netos mensuales.
  • En la otra empresa, donde empezó a trabajar en 2022, recibía un salario aproximado de 440 € netos mensuales.


Con unos ingresos que no llegaban a 1.300 euros al mes tenía que pagar sus propias necesidades y las de tres familias más, y como es fácil imaginar resultaba imposible atender todas sus obligaciones económicas y vivir.

Esta situación resultaba tan desesperante que Sofía se vio en la necesidad de buscar un tercer empleo para intentar hacer frente a sus desmesurados gastos mensuales en una situación tan crítica.

De esta forma empezó a trabajar cuidando personas mayores con carácter esporádico cuando la empresa necesitaba de sus servicios, en un intento de aumentar sus ingresos para mantener a su numerosa familia.

De esta forma empezó a percibir un salario adicional a los dos empleos que venía desempeñando que oscilaba entre los 160 € y los 460€ netos/mes, según los periodos de cada mes para los que la empresa solicitaba sus servicios.

Pese a su deseo de sacar adelante a sus hijos y nietos los ingresos de Sofía no eran suficientes, y esta situación tan complicada fue el origen de su endeudamiento.

Pedir créditos personales, un intento de solución desesperada

Sofía no podía mantener a sus hijos y nietos menores con los ingresos que percibía por su trabajo, por lo que decidió que la única salida era endeudarse pidiendo varios créditos personales.

En un principio pensó, pese a los elevados intereses de los préstamos, que podría asumirlos y pagarlos poco a poco.

Así nuestra clienta trataba de hacer frente a los gastos propios de cada mes utilizando el dinero de tarjetas y créditos personales pedidos a bancos y entidades de servicios financieros.

Cuando veía que no llegaba a todo iba solicitando otros créditos para tapar los “agujeros” de los gastos del día a día y el pago de los demás préstamos pedidos anteriormente.  

Así llegó un momento en que Sofía ya no podía cumplir con los pagos de manera regular, pese a tener tres trabajos y varios préstamos concedidos.

La situación de endeudamiento fue creciendo hasta hacerse insostenible, entrando en una espiral de deuda que iba creciendo mes a mes.

Cómo conseguimos la cancelación de las deudas de Sofía gracias a la Ley de Segunda Oportunidad

Cuando Sofía acudió a nuestro despacho en Madrid se encontraba en una situación límite y ahogada por unos pagos que ya no podía cumplir.

La deuda se había ido incrementando y llegó a complicarse más aún porque nuestra clienta perdió uno de sus trabajos durante el proceso de solicitud de la Segunda Oportunidad.

Esto le supuso dejar de percibir 440 euros fijos de ingresos al mes, lo que agravó más aún su ya difícil situación económica.

Sus ingresos se vieron reducidos mientras mantenía 4 deudas pendientes:

  • Dos préstamos personales con entidades bancarias de 15.691,61 euros y 3654,45 euros cada uno.
  • Una deuda de su tarjeta de crédito por importe de 4995,52 euros.
  • Otra deuda de una tarjeta Carrefour Pass por importe de 535.73€.

 

Esta situación tan complicada le hizo temer lo peor:

¿Y si me llega un embargo de la nómina?

¿Qué responder a mis acreedores si me resulta imposible hacer frente a los pagos?

¿De qué vamos a vivir si no puedo pagar mis deudas?

Valoración del caso, cumplimiento de los requisitos de la Ley de Segunda Oportunidad y opciones legales

Nuestro equipo legal de expertos en Segunda Oportunidad se puso a trabajar de inmediato para ayudar a Sofía a resolver su problema de endeudamiento.

Primero debíamos valorar que nuestra clienta cumpliera los requisitos para acogerse a este mecanismo legal:

Ser persona física, que era su caso.

Estar en situación de insolvencia o a punto de estarlo, que también se cumplía porque Sofía ya no podía atender sus obligaciones económicas.

Ser un deudor de buena fe, que estaba acreditado porque nuestra clienta había llegado al endeudamiento por su difícil situación laboral y familiar, pese a su esfuerzo por evitarlo.

En este sentido, Sofía tampoco había sido condenada por delitos económicos o patrimoniales, simplemente se trataba de un mal momento económico puntual por sus circunstancias.

Tener más de dos acreedores, que se cumplía también dado que nuestra clienta mantenía cuatro deudas diferentes con distintos bancos y entidades.

Su deuda no superaba los 5 millones de euros, otro requisito cumplido.

Tampoco se había acogido antes a este procedimiento legal.   

Sofía cumplía todos los requisitos y por tanto podía solicitar el beneficio de la segunda oportunidad interponiendo en el Juzgado la solicitud de concurso de persona física.

Solicitud de la Segunda Oportunidad en el Juzgado

Una vez explicamos a nuestra clienta el procedimiento y la estrategia legal, recopilamos toda la información y presentamos la solicitud de concurso sin masa en los Juzgados de lo Mercantil de Madrid.

En el escrito solicitábamos para Sofía la aplicación de la Ley de La Segunda Oportunidad, especificando sus circunstancias y la deuda que se pretendía exonerar.

Entre otros documentos aportamos al Juzgado:

✔ Certificado de empadronamiento colectivo donde figuraban las tres familias que vivían a su cargo (tres de sus seis hijos con sus respectivos cónyuges, y sus nietos).

✔ Certificado de vida laboral y justificantes de sus ingresos mensuales.

✔ Justificantes acreditativos de sus deudas: préstamos personales en vigor con sus cuantías y vencimientos, así como las cuotas de tarjeta de crédito pendientes de pago.

El Juez concede la exoneración

Pocos meses después, en diciembre de 2023, el Juzgado de lo Mercantil nº 3 de Madrid dictó Auto concediendo a Sofía la exoneración completa de una deuda por importe total de 24.877,31 euros. 

El Auto confirmó que se cumplían los requisitos para pedir la exoneración del pasivo insatisfecho concediendo el perdón de la deuda de nuestra clienta.

Sofía pasó de vivir en una situación económica angustiosa e insostenible a ver cancelada su deuda de forma definitiva:

¿Te resulta familiar la historia de Sofía?

¿Te encuentras en una situación de endeudamiento y quieres saber si puedes acogerte a Segunda Oportunidad?

Pese al tiempo que lleva vigente este mecanismo legal, aún hay personas que no lo conocen, o que piensan que es un proceso demasiado complejo o caro.

Nada más lejos de la realidad.

Sea como sea tu situación económica, no pierdas la oportunidad de valorar si puedes acogerte a la Segunda Oportunidad y comenzar de nuevo tu vida sin endeudamiento.

NO QUIERO DEUDAS, es una firma legal formada por despachos en Madrid, Barcelona, Oviedo, Cáceres y Málaga, que se han unido para ayudar a personas como tú de toda España a salir de su endeudamiento para volver a empezar de cero.

Puedes llamarnos o contactarnos  para contarnos tu historia y nuestros abogados expertos en Segunda Oportunidad te harán una valoración sin compromiso.

Queremos que seas nuestro próximo caso de éxito.

 

¿Hablamos?

Si te ha gustado este artículo, por favor, compártelo.