Qué pasa si dejo de pagar un préstamo y cómo resolver el problema de tu deuda

Si te estás preguntando qué pasa si dejas de pagar un préstamo lo más probable es que tengas problemas para cumplir con tus obligaciones económicas.

Muchas personas solicitan préstamos personales por distintos motivos, pero ello implica el cumplimiento del compromiso de pago para devolver la cantidad prestada.

Sin embargo, cualquiera puede pasar por un momento económico difícil y aquí es donde llegan las dudas:

¿Qué ocurre entonces?

¿Pueden meterme en la cárcel por ello?

¿Me van a embargar?

¿Y si tengo más deudas pendientes?

Dejar de pagar un préstamo tiene consecuencias más o menos graves según el caso, pero también hay soluciones para resolver el endeudamiento, como acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad.

Si dejas de pagar un préstamo y las deudas se te acumulan, los abogados de No Quiero Deudas podemos ayudarte con la solución que necesitas.

qué pasa si dejo de pagar un préstamo

Muchas personas piden préstamos personales: pagar un coche, los estudios de un hijo, organizar unas vacaciones o hacer reformas en casa.

Los motivos son numerosos y estos productos financieros son cada vez más utilizados, en especial en situaciones de crisis económica y dificultades financieras, tan habituales en particulares, autónomos o empresarios.

A través del préstamo personal una entidad bancaria entrega una cantidad de dinero determinada a una persona y ésta puede utilizarlo para lo que necesite con el compromiso de ir poco a poco devolviéndolo.

Es habitual solicitar un préstamo personal para hacer frente a otros pagos que se deben, como la deuda de la tarjeta de crédito o cualquier otro préstamo pedido en su momento.

Esta última opción es muy peligrosa, porque puede llegar un momento en que te encuentres en una espiral de deuda que no deja de crecer.

Desde el momento que pides un préstamo personal tienes que comprometerte a devolver la cantidad prestada en los plazos estipulados.

Por eso si dejas de pagar hay consecuencias que vamos a ver y que estarán en función de la cantidad que debas y los retrasos que hayas tenido en los pagos.

Tu deuda va a seguir creciendo

Esto es lo primero que te va a pasar si no cumples con los plazos de devolución del préstamo personal que has solicitado.

Cuando no pagas el banco empieza a aplicarte intereses de demora, que van creciendo cada vez más según va pasando el tiempo.

Esto provoca que la deuda sea cada vez mayor y se vayan acumulando pagos pendientes, con lo que puedes llegar a una situación de endeudamiento de la que resulta muy difícil salir.

El banco te requiere de pago por vía extrajudicial o judicial

La entidad bancaria no se va a quedar de brazos cruzados y va a reclamarte las cantidades adeudadas en cuanto te retrases en el pago, normalmente a partir de que debas tres cuotas seguidas.

Primero van a intentar que cumplas con tu obligación de pago por la vía amistosa, enviándote una o varias reclamaciones escritas.

Si la solución amistosa no funciona y la deuda persiste el siguiente paso del banco es reclamarte la deuda acudiendo a la vía judicial.

La reclamación que suelen interponer es el llamado juicio monitorio, un sistema rápido para reclamar deudas dinerarias vencidas y exigibles que puedan demostrarse documentalmente, como es un préstamo personal.

El procedimiento está regulado en los artículos 812 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Para tu banco es un mecanismo judicial muy sencillo para reclamarte la deuda, ya que no requiere abogado ni procurador si está por debajo de los 2.000 euros (por encima de esta cantidad sí es preceptivo).

La entidad bancaria reclama la deuda acreditando tu impago y el Juez te requiere para pagar o para oponerte en un plazo de 20 días.

Salvo que te opongas porque la deuda no es correcta o está pagada, lo normal es que en estos casos debas el dinero, y la única opción que tienes es liquidar la cantidad que te reclaman.

Lo mejor que puedes hacer en estos casos es pagar, pero sabemos que no siempre es posible, sobre todo si ha llegado un momento en el que no puedes pagar tus deudas por estar pasando un mal momento económico.

Si en el plazo que te han dado no te opones, no contestas y tampoco pagas la deuda pendiente el Juez va a ordenar la ejecución para cobrar mediante el embargo de tus bienes.

El embargo judicial de tus bienes

Es posible que pienses que por dejar de pagar un préstamo personal no te pueden embargar, o que no conozcas a partir de qué deuda te pueden embargar.

Pero no es así y tu banco no se va a detener con tal de cobrar las cantidades adeudadas.

El Juez va a ordenar el embargo de tus bienes para cubrir las cantidades adeudadas al banco, siguiendo el orden en los embargos establecido en el artículo 592 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Esto significa que no pueden embargarte de manera indiscriminada, y puedes pactar con el banco qué bienes se van a embargar.

A falta de acuerdo es el letrado de la Administración de Justicia quien decide qué bienes se embargan.

Llegar a este punto te coloca en una situación muy complicada: puedes encontrarte con el embargo de tu nómina, de tu cuenta bancaria o de bienes personales como tu vehículo o incluso tu vivienda, siguiendo el orden del art.592 LEC y hasta cubrir la totalidad de la deuda.

 

¿Qué ocurre si alguien figura como avalista del préstamo que has pedido y no estás pagando?

Si cuando pediste el préstamo personal te avaló un familiar, amigo o conocido, y no te pueden embargar porque no tienes bienes, el banco irá contra tu avalista.

Esto le coloca en una posición delicada, porque si el avalista tampoco puede pagar van a embargar también bienes de su patrimonio para satisfacer la deuda.

Tu banco vende tu deuda a un fondo buitre

Si tu entidad bancaria ha vendido tu deuda a un fondo buitre suele ser porque piensa que va a ser difícil conseguir que pagues la deuda de tu préstamo personal.

Tu entidad bancaria se quita el problema, aunque venda tu deuda por debajo de su valor, y la empresa que ha comprado obtiene una alta rentabilidad con esta operación.

El fondo buitre te va a reclamar la totalidad de la deuda y los intereses, pudiendo también llegar al embargo de tus bienes, y de esta forma se van lucrando haciéndose con un patrimonio.

Los fondos buitre, además, pueden ser muy insistentes reclamando la deuda pendiente.

Son conocidos sus métodos para presionarte utilizando el acoso tanto escrito como telefónico de manera constante, y esta presión añade mayor carga de estrés y angustia al deudor.

Es importante que actúes rápido si te notifican que tu deuda se ha vendido a un fondo buitre, ya que tienes un plazo de sólo 9 días para comprarla al mismo precio que han pagado por ella, en el caso de que consiguieras los medios económicos para hacerlo.

Te van a incluir en las listas de morosos

Cuando dejas de pagar un préstamo te van a incluir también en los ficheros de morosidad, como puede ser RAI o ASNEF.

Entrar en un fichero de morosos es fácil, pero salir de estos registros donde se incluyen a personas deudoras no es tan sencillo.

Los bancos y entidades financieras acceden a estos ficheros para comprobar la solvencia antes de conceder un préstamo.

Por esto si apareces en ellas al ser deudor por no pagar un préstamo tendrás problemas si más adelante quieres, por ejemplo, pedir otro crédito a una entidad bancaria o financiera.

¿Es un delito si dejo de pagar un préstamo personal? ¿Prescribe la deuda?

Una de las preocupaciones de muchas personas que no pueden pagar sus préstamos personales es si pueden ir a la cárcel por este motivo.

La respuesta es NO, no vas a ir a prisión si dejas de pagar un préstamo, ni te van a condenar ni vas a tener antecedentes penales de ningún tipo por ello.

Nuestro Código Penal no tipifica esta conducta como delictiva, y si te reclaman la deuda diciendo que puedes ir a la cárcel no es verdad.

Ahora bien, dejar de pagar un préstamo es una conducta contraria a las Leyes, y te va a suponer las negativas consecuencias que hemos comentado, pero en ningún caso es delito.

¿La deuda cuando dejo de pagar un préstamo puede prescribir?

Por poder, tu deuda puede prescribir, y el plazo de prescripción es de 5 años según indica el artículo 1964.2 del Código Civil sobre deudas personales como es un préstamo.

Ahora bien, en la realidad es prácticamente imposible que tu deuda prescriba.

¿Por qué?

Porque las entidades bancarias no dejan nada al azar, y en cuanto ven tu falta de pago te van a reclamar sin esperar a que pase dicho plazo.

Cualquier comunicación, comunicación o requerimiento de pago que recibas interrumpe la prescripción y el plazo de 5 años vuelve a empezar de cero.

Lo mismo ocurre si tu banco ha vendido tu deuda a un fondo buitre, esto también interrumpe la prescripción.

De la misma forma la deuda del fondo buitre también prescribe a los 5 años, pero ocurre igual, estas empresas no esperan para reclamarte el pago con celeridad para cobrar cuanto antes y obtener rentabilidad en la operación.

Si dejas de pagar un préstamo la Ley de Segunda Oportunidad puede ayudarte a cancelar tu deuda

Dejar de pagar un préstamo personal no suele ser un hecho aislado, porque es evidente que cuando no puedes pagar es porque tienes problemas económicos.

Para la mayoría de particulares, autónomos y empresarios, este tipo de impagos van acompañados de otras deudas, como las relativas a los créditos públicos (por ejemplo, con Hacienda o con la Seguridad Social).

Estos colectivos han sufrido y sufren de forma especial las consecuencias de la crisis económica y los negativos efectos provocados por la pandemia de la Covid19.

Muchas personas decidieron en su momento pedir préstamos personales para hacer frente a la crisis que no han podido devolver, y han acabado inmersos en una espiral de deuda que ha ido creciendo día a día.

Esta delicada situación puede comenzar de forma tan simple como dejando de pagar un préstamo personal, y detrás de estos impagos vienen otros, llegando así al endeudamiento.

La buena noticia es que cada vez hay más particulares y autónomos que deciden acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad.

Aunque aún hay dudas sobre cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad, siguen aumentando los casos de éxito de cancelación de deudas, y esto anima a más personas que cumplen los requisitos a utilizar este mecanismo legal para liberarse de las deudas.

Si cumples los requisitos de la Ley de Segunda Oportunidad podrás pedir la cancelación parcial o total de tus deudas utilizando una de las dos opciones que te ofrece esta herramienta legal.

Además, desde el momento que solicitas el beneficio de la Segunda Oportunidad los embargos y ejecuciones en trámite se paralizan.

De esta forma puedes evitar las negativas consecuencias de continuar acumulando deudas, como seguir pagando cada vez más intereses, un embargo de la Seguridad Social, o acabar en las listas de morosos.

En resumen, puedes evitar las negativas consecuencias de una deuda por no pagar un préstamo personal utilizando este mecanismo legal.

Nuestra recomendación como abogados expertos en Segunda Oportunidad es que aproveches los beneficios de esta herramienta para liberarte de tu endeudamiento

NO QUIERO DEUDAS, es una firma legal donde trabajamos despachos de Madrid, Barcelona, Oviedo, Cáceres y Málaga, unidos para ayudar a particulares y autónomos de toda España a resolver su problema de endeudamiento para empezar de nuevo una vida sin deudas.

Puedes contactarnos o llamarnos directamente para que nuestros abogados escuchen tu historia y valoren tu caso sin compromiso.

Si te ha gustado este artículo, por favor, compártelo.